Paisajes vivientes de cuentos inspiran en el Nuevo Fantasyland en Magic Kingdom

Filed in: Magic Kingdom, New Fantasyland
LAKE BUENA VISTA, Florida. – Los “magos” de escenografía y jardinería de Disney no necesitaron de una varita mágica para crear los hermosos paisajes de cuentos en la Nueva Fantasyland, en el Magic Kingdom de Walt Disney World Resort. En lugar de eso, utilizaron variedades de plantas ornamentales, camiones con mucha arena, piedras y adoquines, y además su imaginación para recrear bellos panoramas con exquisitas texturas similares a las películas clásicas de Disney. A medida que los huéspedes entran a la nueva Fantasyland, se encuentran con una pradera colorida y la entrada al misterioso bosque de “La Bella y la Bestia.” Luego le sigue un hermoso paisaje costero de “La Pequeña Sirenita” y una carnaval circense de antaño, a la sombra de los árboles y grandes carpas, representado el ambiente de “Storybook Circus”, inspirado en la película animada “Dumbo” de Disney. En la New Fantasyland, apreciará transiciones sutiles de paisajes que pasan como las páginas de “libros de cuentos vivientes” permitiendo que los huéspedes entren el mundo de cada uno de los distintos cuentos de hadas, llenos de detalles y sorpresas. La Directora de Arquitectura Paisajística de Walt Disney Imagineering, Rebecca Bishop supervisó los diseños del concepto de la Nueva Fantasyland y ofreció algunos detalles: Escena I: Enchanted Tales with Belle – Mientras los huéspedes caminan hacia la cabaña de Maurice (el padre de Belle), pasan por una hermosa pradera con flores de Plumbago, Lapachos púrpura y Yerba limón, un ambiente perfecto para los amantes de la lectura y soñadores como Belle. Los arbustos de Callistebum con flores rojas y brillantes, abedules, sicomoros e hidrangeas son combinados para crear el paisaje silvestre detrás de la cerca inspirada por el genio creativo de Maurice. “Agrupamos las plantas en colonias para dar la impresión de una pradera a la falda de una colina y usamos muchas flores con diferentes texturas,” dice Bishop. “En cuanto a la cerca, parte de la historia es que Maurice es un inventor y el construye la cerca con una rueda de carreta y cualquier cosa que encuentra a mano.” Escena II: El Castillo de La Bestia y el restaurante Be Our Guest – El paisaje de campo se desvanece cuando los huéspedes eligen una senda que los lleva a cruzar por un puente viejo de piedra y enfila hacia el bosque encantado y una “montaña” rocosa donde enormes robles rojos y cedros deodara oscuros – algunos miden hasta 10 metros de altura – que rodean el Castillo de La Bestia y ensombrecen el panorama. Varias cascadas de agua se desprenden desde las rocas de la montaña, desembocando en un río turbulento. “El paisaje es más misterioso, encantado y masculino. Usamos robles rojos para lograr un contraste con el verde oscuro y los colores otoñales del paisaje entorno a la cabaña de Belle,” dice Bishop, explicando que el cambio de elevación le añade perspectiva y drama al panorama. “Quisimos darte la sensación de que estas cruzando un punto en el rumbo a este castillo, un tanto amenazador.” Escena III: Under the Sea -Journey of the Little Mermaid (El Viaje de la Pequeña Sirenita) – A medida que los huéspedes salen del castillo, la senda los dirige hacia un paisaje marítimo habitado por Ariel, Sebastián, y sus amigos. Una transición completamente diferente. Cavernas de arena y caracoles, pequeñas caídas de agua y marismas le dan la bienvenida a los huéspedes que llegan al mundo de Ariel. Aquí verán uvas de playa, magnolias y palmeras diversas, altas y delgadas y otras cortas y de tronco grueso ,y hasta palmeras de dátiles, creando un fresco ambiente costero. Para darle luminosidad y encanto al sendero entorno al viaje de la Pequeña Sirenita, el equipo de Bishop usó cuentas de vidrio resplandecientes y multicolores que están incrustadas en el piso. “El pavimento brilla mágicamente a ciertas horas del día,” dice Bishop. “En la fila de la atracción, siempre esta brillante y luce como si estuviera mojado. Es la primera vez que usamos grandes cantidades de piedras naturales. Le dan una sensación agradable al sendero.” Otro toque especial: la Nueva Fantasyland le rinde homenaje al “Nautilus” de la atracción original de 20.000 Leguas de Viaje Submarino (que cerró en el Magic Kingdom en 1994 y se hallaba en el sitio donde ahora esta la nueva atracción) con una roca tallada del submarino como trasfondo de la última marisma. Escena IV: Storybook Circus – Imitaciones de cáscaras de cacahuates y bananas ilustran un cambio de panorama y la senda que invita a los huéspedes a entrar a una divertida feria Floridana de antaño. Aquí esta Storybook Circus remolcado por Casey Jr., y a la sombra de árboles frondosos la famosa locomotora de Dumbo. Grandes álamos trasplantados desde un vivero de Disney, un árbol de guayaba y uno de arándano japonés rodean las dos atracciones de Dumbo, el Elefante Volador y otras atracciones con una sombra acogedora y bello follaje. Junto a la zona de juegos acuáticos Casey Jr. Splash ‘N’ Soak Station, verán frondosas camelias y eucaliptos que separan la zona de juegos de la estación de tren de Fantasyland. “Storybook Circus fue muy divertido. Vimos una foto de un sendero de adoquines semi-cubierto de tierra” dice Bishop, quien decidió crear un paisaje similar incorporando en la senda impresiones de “’huellas” que pudieron dejar los elefantes y monos. “Creamos 20.000 cacahuates para insertarlos en el concreto, así como cáscaras de banana de un mono de circo. Puedes ver las huellas grandes de elefantes y las de Dumbo caminando entre sus patas.” De su inicio hasta el final, el proyecto requirió el trabajo de un equipo de 10 Imagineers, unos 20 instaladores de paisajes y jardinería, y otra docena de expertos en pavimentos para hacer realidad la Nueva Fantasyland, desde plantar los árboles y arbustos hasta la creación de los senderos, construcción de cercas y moldes de rocas, y las cunetas de “barro”. En general, el concepto fue diseñado para dar la máxima belleza y realismo con una paleta de los colores más brillantes posibles a lo largo de la primavera, el verano, el otoño y el invierno. Y a la vuelta de cada esquina, en cada escenario de cuentos, siempre hay algo nuevo que descubrir, ya sea desde el realismo creado por el césped artificial sobre las rocas en el Castillo de la Bestia, hasta las brillantes plantas rojo-anaranjadas bajo la montaña rusa del “Great Goofini” o el meticuloso tratamiento en las áreas pavimentadas para que parezcan ser antiguas, con algo más que terroncitos de azúcar (si, ¡realmente se usó azúcar para carcomer el pavimento!) “Lo más satisfactorio para nosotros es ver el progreso de la construcción, ver como todo se tornaba en un ambiente tridimensional creado de bocetos originales en papel,” dice Bishop, quien agregó que la mayor recompensa para los Imagineers de Disney es “ser parte de algo que trascenderá; que podrá darle felicidad a millones de personas de todas las edades.”

###